Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Ni Cataluña ni Capilla de Guadalupe

Share on Google Plus


• ¿Por qué quieren los catalanes la independencia?

   Dirá usted que a nosotros qué nos importa si Cataluña se independiza de España o no. Y tiene usted razón, ni nos beneficia ni nos perjudica sino todo lo contrario. Pero como el mundo se ha vuelto una aldea global, no hay día que no estemos al pendiente de las noticias para saber si lo logran o no. Yo creo que no, como no lo pudieron hacer los vascos, y como no ha logrado Capilla de Guadalupe independizarse de Tepatitlán, por ejemplo.

   La pregunta que se hacen muchas de las personas que observan el desarrollo de este conflicto en España, es ¿por qué se quieren independizar los catalanes? La respuesta para mí que soy demasiado simplista, sería que cada persona o grupo de personas ambiciosas quiere su pedazo del mundo para explotar y robar impunemente a la parte de la población que les toque gobernar, pero si nos ponemos a revisar la historia y las causas del separatismo la explicación es más compleja.

   De entrada en Cataluña dicen que quieren separarse de España por lo mismo que Capilla de Guadalupe quiere hacerlo de Tepatitlán, porque el gobierno central (allá la Monarquía Constitucional y Parlamentaria, aquí el Municipal) los trata mal, injustamente, que son de los que más aportan (en impuestos e ingresos en general) y los que menos reciben (en obras, infraestructura, apoyos…) Y por eso aquellos quieren ser su propio país, para que todo se quede ahí sin tener que compartir nada con el resto de España; y estos pretenden ser un municipio libre, para no tener que rendirle cuentas a Tepatitlán.

   Pero hay más, los partidarios de la Independencia dicen que Cataluña tiene su propia lengua y cultura, que es una nación y que por lo tanto se les debe permitir tener su propio Estado. Eso no lo pueden alegar aquí los de Capilla, ni tienen su propia lengua ni una cultura diferente, pero sí es una de las delegaciones más ricas de Tepatitlán, tal vez la más, y no quieren compartir su recaudación fiscal con los más jodidos del municipio, creen que los capillenses serían más prósperos si lo que es ahora una delegación fuera un municipio libre.

   Esto no es nuevo, el movimiento separatista catalán comenzó en 1922, hace 95 años, y el nacionalismo vasco hace más de un siglo y todavía no logran su independencia. Y como dijo don Teofilito, ni lo lograrán. En el País Vasco hace unos 45 años, en los 70s surgieron una serie de movimientos armados en busca de su independencia incluyendo el terrorismo, como el que practicó la organización terrorista ETA, que hace 16 años renunció de plano a lograr su objetivo por esa vía.

   (Que asaltaron y violaron a dos turistas muy guapas en Miami -donde hay más cubanos que en La Habana-, y al denunciarlo y preguntarles la policía si podrían reconocer a los agresores, contestó una de ellas: “Pues tanto así como reconocerlos tal vez no, de lo que sí estamos seguras es que eran terroristas de la ETA”. ¡Ah caray! ¿y cómo saben que eran de la ETA? “Pues porque uno de ellos dijo: Eta pa ti y eta pa mí chico”).

   En Cataluña ya lo intentaron también por esa vía, a principios de los 80s surgieron dos grupos terroristas armados llamados Epoca y Terra Lliure, este último se disolvió en 1995 después de 15 años de activismo.
   
   Pero esto de quererse separar no ocurre sólo en España (y en Tepatitlán), ha ocurrido y ocurre en muchas partes del mundo, por motivos y medios diferentes, en algunos casos por motivos étnicos o religiosos, que son los que más fanatizan a los separatistas, y si escogen éstos la vía armada contra el gobierno central, la rebelión suele desembocar en una sangrienta guerra civil como ocurrió en la Península Balcánica en el sur de Europa, y como sucede hasta la fecha en Chechenia que aún no se puede separar de Rusia.

   En Estados Unidos el separatismo de los Estados Confederados del Sur -que defendían el derecho a tener esclavos- provocó igualmente una sangrienta guerra civil, que finalmente ganaron los Unionistas del Norte y no hubo separación.

   En América Latina ocurrió un movimiento político que estalló en la ciudad de Valencia, en Venezuela, que fue encabezado por el general José Antonio Páez en abril de 1826, con la finalidad de separar a Venezuela de la Gran Colombia, que había logrado ya su independencia de España en 1819. Después se separaría de Colombia también Panamá, esto en 1903 en un movimiento apoyado por los gringos con miras a la construcción del canal en el Istmo.

   En México el gobierno  centralista impuesta por Antonio López de Santa Anna (en lugar del federalista que existía antes) provocó revueltas independentistas en Yucatán, Zacatecas, Tamaulipas, Nuevo León y Texas, que en ese entonces pertenecía a México. En 1835 muchos colonizadores angloamericanos y tejanos formaron una asamblea y un gobierno provisional para separar a Texas del gobierno mexicano y formaron la República de Texas. Santa Anna fue a combatirlos pero tras algunas victorias lo  capturaron en la batalla de San Jacinto y lo obligaron a firmar los tratados que terminaron con la guerra y le otorgaron la independencia a Texas. Después Estados Unidos “aceptó” integrar a Texas como uno de sus estados, lo que provocó la guerra con México que duró 2 años. 

    También hubo una República de Río Grande en 1840, que  abarcaba los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas,  con Laredo como capital; y una República de Yucatán en 1863 que incluía a los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. Los yucatecos proclamaron su Constitución y su Independencia, por lo que Santa Anna invadió la península y tomó varias ciudades, pero no las principales: Mérida y Campeche. Al verse derrotado bloqueó los puertos de la República de Yucatán, anulando así el comercio en la zona y Yucatán volvió a formar parte de México.

    En resumen, algunos intentos separatistas han tenido éxito pero la mayoría no. Sobre todo en el último siglo y en lo que va del actual, casi nadie lo ha logrado.

   ¿Qué va a pasar con Cataluña?, que el Gobierno del presidente Rajoy les va a aplicar el Artículo 155 de la Constitución, que prevé que el gobierno central se hará cargo de gobernar esa Comunidad Autónoma. Habrá resistencia, muchos catalanes brincarán y volverán a caer donde mismo. No tiene Cataluña un ejército como para enfrentar a las tropas españolas, no los quieren en la Unión Europea como país independiente, hasta el gobierno mexicano dijo ya que no lo reconocerá como tal.

   Y si no le dejan otra salida a España, su gobierno hará lo que hizo Santa Anna con Yucatán, mandará sus tropas a la frontera, estacionará sus barcos frente a sus costas, y bloqueará el comercio de Cataluña con el resto del mundo.


   Por eso quiere negociar Puigdemont, pero ya no hay nada que negociar más que el regreso a la legalidad. El terrorismo de la ETA asesinó a miles de personas, casi todas civiles inocentes, y no logró la independencia del País Vasco; Cataluña tampoco lo logrará, ya lo intentó por esa vía y no pudo. Se están yendo de Barcelona grandes empresas y bancos, los restaurantes en Las Ramblas están vacíos, las cancelaciones en hoteles aumentan cada día (y Barcelona vive del turismo), en resumen ya valió…. Quizás logren alguna mejora, un trato mejor de Madrid, pero su independencia de España nunca. Eso creo…

You Might Also Like

0 comentarios