Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Después de Dios, ¿qué?

Share on Google Plus


Ahora que se vienen las campañas políticas, hemos identificado a algunos ciudadanos que se verán envueltos en campañas políticas. ¡Bienvenidos!

Le hace bien a la democracia la participación de nuevos cuadros, los partidarios y los sin partido; los independientes y los co-dependientes. Bienvenidos todos los ciudadanos quienes, en pleno goce de sus facultades, buscan hacer algo por su pueblo.

Hasta ahí estamos de acuerdo.

En donde puede haber discrepancias es cuando, en un modelo electoral donde todos caben, se de paso a la simulación, al fingimiento de librepensadores, de libertarios, de paladines, de carismáticos, de liderazgos de barrio.

Ahora que se pondrán de moda los candidatos y candidatas. Ahora que les sobrarán “valores” para presumir a quienes suspiran por un hueso y dos quincenas mensuales. Ahora que conoceremos las historias -verídicas o creadas- de las y los aspirantes a cualquier cargo de elección, me quedaré con la expresión de una terapeuta: “Después de conocer a Dios, ¿quién quisiera buscar un puesto en el gobierno?”

Y no lo había pensado; para quienes se dicen apóstoles, para quienes presumen pastoral, para quienes portan un crucifijo en su pecho, a ellas y a ellos les debemos preguntar: ¿No te es suficiente estar con Dios, por ello buscas el poder del César?

Y es que, desde la perspectiva mundana, cualquier ciudadano está en su derecho de aspirar a una posición electoral. “Es su responsabilidad, su obligación”. Pero desde la fe, desde el dogma, ¿están en su derecho de utilizar los frutos de su compromiso de feligrés para pedir voto constitucional?

En Tepatitlán hemos caído en la adolescencia político-electoral; pocos creen en los partidos como entes de respeto. Ante ese escenario, hay quien ha utilizado a la Iglesia, o a los hombres de la Iglesia, para promover figuras electorales, con fines ajenos a la Iglesia.

Ahí tenemos un escenario digno de discusión.
En tanto se da el debate, les preguntaré a las y los aspirantes, cuando se presuman gente de Dios: “¿No te es suficiente estar cerca de Dios, que debes regresar a las cosas del mundo?”

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Te felicito Ramón Muñoz por tu tan acertado comentario. No hay muchos periodistas en Tepa que se atreven a escribir a cerca de la injerencia de la iglesia en la vida política de Tepa.

    ResponderEliminar