Últimas Noticias:
Loading...

Un drama la vespertina Altamirano en La Españita

Share on Google Plus

La van a cerrar

Son pocos niños, apenas unos 25 repartidos en cuatro grados de primaria, los que estudian en el turno vespertino de la escuela Manuel Altamirano, ubicada en la colonia Españita; todos son atendidos al mismo tiempo y en el mismo salón por la maestra Olga Rodríguez, quien pide que no sea cerrado el plantel argumentando que los alumnos no tienen otra manera de asistir a clases, sin embargo las autoridades escolares aseguran que no es posible seguir manteniendo el lugar abierto por cuestiones administrativas y falta de recursos económicos.

En una visita hecha al plantel, la educadora, quien asegura ser la única adulta que trabaja en el lugar y que funge como maestra, directora, conserje y hasta cocinera, explica que sus alumnos tienen situaciones difíciles en sus casas, pues la mayoría son de escasos recursos, sus papás no los atienden por estar separados o porque trabajan todo el día.

Algunos menores padecen enfermedades que les impiden aprender lo suficiente en la escuela, otros a tan corta edad ya se dedican al robo en la vía pública y además todos ellos tienen una alimentación escasa y deficiente.

Una de sus alumnas más grandes dejó de asistir a clases y ahora ya vive “en pareja” con alguien mucho mayor que ella, asegura la profesora.

Olga Rodríguez explicó además que la escuela de la que está a cargo opera como comunitaria (un modelo parecido al de la escuela rural), donde el maestro se hace cargo de todo el funcionamiento y da clases a varios grados al mismo tiempo.

Los 25 niños que estudian ahí están repartidos entre tercero, cuarto, quinto y sexto año y todos reciben clases al mismo tiempo. No hay primero ni segundo grado, pues la Secretaría de Educación ya no permitió este año que se inscribieran en ese plantel.

La intención de las autoridades, de acuerdo con Olga Rodríguez, es presionarla a ella y a los padres de familia para que inscriban a los niños en el turno matutino de esa misma escuela, para cerrar definitivamente el vespertino.

Pero la maestra argumenta que en la mañana no tendrían cabida sus alumnos, pues los salones son muy chicos y apenas caben 30 alumnos, por lo que no tendría cabida ni un niño más, además explica que los padres no tienen la manera de llevar a sus hijos por la mañana, pues trabajan desde temprano y para ellos es más fácil hacer que asistan por la tarde.

Olga admite que hay muchas carencias y que varios de sus alumnos muy apenas pueden leer y escribir, pero ella trata de ayudarlos y prefiere que estén aunque sea unas horas en la escuela y no en la calle delinquiendo o enviciándose.

Además los niños llegan sin comer a la escuela y ella les prepara algunos alimentos gracias a organizaciones de ayuda que les proporcionan la comida y a donativos de particulares.

Esos son los motivos de Olga para pedir que no cierren la escuela por la tarde, pero ya ha sido avisada por las autoridades de que eso va a suceder y como muestra este año ya no le permitieron inscribir niños de primero y segundo.

El futuro laboral no le preocupa a la maestra, pues el sindicato le buscaría un lugar en otro plantel. Ha mandado varios oficios y peticiones a la Secretaría de Educación, al alcalde Hugo Bravo y hasta a la Cruz Roja, pero nadie le ha ofrecido una solución satisfactoria y el tiempo corre.

El cierre va

Consultados al respecto, funcionarios de la Delegación Altos Sur de la Secretaría de Educación Jalisco (DRSE) dijeron estar al tanto de la situación de la escuela y de las cartas que ha hecho llegar Olga Rodríguez, pero que el cierre del turno vespertino es inexorable y que le han dado opciones a la maestra para que continúe laborando y en su momento se darán alternativas a los alumnos y sus papás para que sigan con sus estudios.

Augusto Alvarado y David Elizalde, de la DRSE, explicaron que el gobierno estatal, a través de la Secretaría de Educación, constantemente busca hacer rendir al máximo los recursos con los que cuenta y por eso se ha dado a la tarea de ir cerrando planteles o turnos escolares.

En el caso de la Manuel Altamirano, el número de alumnos ha ido a la baja desde hace unos años por cuestiones sociales, y un maestro debe laborar con por lo menos 30 alumnos y Olga Rodríguez atiende a una cantidad menor, por lo que ahí se están desperdiciando recursos, aseguran los funcionarios.

“Ella está muy cómoda con 20-25 alumnos, pero debe atender por lo menos a 30, por eso no quiere que cierren el centro escolar y para eso muchos profesores se llevan alumnos de otras escuelas para inflar la matrícula y decir que no se puede cerrar el plantel donde ellos dan clases”, explicaba David Elizalde, quien también fue regidor con Cecilia González de 2010 a 2012.

La idea de la autoridad es que los niños de la tarde se pasen a la mañana, argumentando que hay suficiente cupo y no estarían hacinados como asegura la maestra y que a ella se le ofrecerían opciones para que cambie de plantel o se jubile con todas las prestaciones de ley, pues ya cuenta con suficientes años de servicio para ello.

Lo que está haciendo ahora la Secretaría de Educación es ir acotando la oferta escolar del plantel en su turno vespertino; ya no hay primero ni segundo año y para el siguiente ciclo no habrá tampoco tercero, así se iría extinguiendo la población escolar y se haría el cierre definitivo.

“No es nada contra ella (Olga Rodríguez) ni contra la escuela o contra los alumnos, son disposiciones del gobierno que hay que acatar para que rindan mejor los recursos y dar educación de calidad; los niños no se van a quedar sin educación, al contrario, van a recibir una mejor, pues estarían sólo con alumnos de su mismo grado y no como están ahora que los juntan con otros”, dijo Augusto Alvarado.

También refirieron los trabajadores estatales que han recibido los oficios enviados por la maestra y hasta de Guadalajara les han hecho saber que hasta allá ha acudido la inconforme para que le den una respuesta, pero el cierre está programado para dentro de dos años como máximo.

You Might Also Like

0 comentarios