Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

Despacio se llega lejos

Share on Google Plus


Ha sido una agradable sorpresa para todos los habitantes del Municipio e inclusive para algunos otros visitantes frecuentes, la limpieza de la zona del centro histórico de Arandas, después de que han quitado a todos los vendedores ambulantes que tenían secuestrados los espacios de la plazoleta Antonio Valadéz Ramírez frente a la parroquia de Santa María de Guadalupe, y los espacios y calles aledañas al mercado municipal.

Poco a poco la gente se ha ido acostumbrado a buscar sus mercancías y servicios en los nuevos mercados y según dicen los comerciantes, los primeros días fueron muy difíciles mientras que eran localizados por sus clientes, pero  paulatinamente se han reencontrado con ellos y la actividad económica empieza a subir de nivel.

Algunos más se quejaron, era normal, porque quedaron en algún rincón o algo ocultos y no son fáciles de localizar porque no tienen mayor visibilidad, pero las cosas poco a poco avanzan e indudablemente que todo volverá a la normalidad en poco tiempo, es cosa de tener paciencia y esperar a que la gente se acostumbre.

Pero la belleza y la tranquilidad no duraron mucho debido a que ahora nuevamente la plazoleta está llena y ocupada con puestos de lámina y otros materiales bastante feos que conforman el tianguis navideño, a quien le fue concedido el permiso de instalarse en el mismo lugar de siempre y ahora  la plazoleta luce como antaño, sucia, desordenada y con puestos y manteados muy feos que no brindan precisamente una buena imagen al turismo, sino todo lo contrario.

En ese sentido, parece ser que a la autoridad municipal le falta ver, para el futuro, en dónde se podrían ubicar los tianguistas de Navidad. Pero no solo ellos, sino que en mayo, en febrero, en enero y en septiembre, ese mismo espacio se ha ocupado por tianguistas de diferente temporada, que finalmente no aportan a la imagen del centro histórico.

Debe buscarse una nueva alternativa, un espacio diferente en donde los tianguistas puedan exhibir y vender sus mercancías sin que sea necesariamente en ese centro  que en ocasiones bloquea la entrada a la parroquia cuando hay misas de difuntos o matrimonios, volviendo a enviar esa mala imagen que tenía antes nuestro centro histórico.

Se ha avanzado sin lugar a dudas, pero seguir permitiendo tales vendimias, la gente menciona que es retroceder a tiempos ya superados y que debe ponerse orden.

You Might Also Like

0 comentarios