Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Abstemios o confundidos

Share on Google Plus


 No cabe duda que, en la búsqueda por el poder, los partidos políticos mexicanos han caído en lo más ruin de su existencia, sobreregulando los procesos electorales, jugando a la farsa con precampañas, regalando tiempos oficiales en medios electrónicos y burlándose de su militancia, a grado tal, que hoy, en pleno proceso de elecciones y selecciones internas, nadie da un clavo por candidata o candidato alguno –a no ser de sus propios equipos-.

 Las bizarras coaliciones. Las convenencieras alianzas y la exigencia a sus militancias de comerse cualquier cosa que les pongan en el plato -cual vil mascota-, están fastidiando a tal grado al electorado que puede ocurrir una de dos cosas: terminará por no acudir a las urnas el 1 de julio o elegirá a quien no le convence del todo, a quien no le “llena el ojo”.

  Y cualquiera de los dos escenarios es preocupante, pues no es cualquier cosa la que se juega en el proceso electoral próximo. No es sólo la selección de un partido o una alianza, no se trata de un hombre o una mujer, no es únicamente el Presidente, el Gobernador o el alcalde; el diputado o el Senador.

 Lo que se juega en la elección de 2018 es mucho más que eso. Lo que está en la mesa es elegir una política económica para los próximos 10 o 20 años… o para los pasados 10 o 20 años. Lo que estaremos eligiendo será determinante para hacer más leyes o para aplicar las muchas, las miles que ya tenemos.

 Los militantes saben lo que tienen qué hacer: ir a votar por su partido, aparezca solo o junto a otros emblemas.

 Lo complejo es para quienes no tenemos militancia.

 ¿Cómo elegir a la mejor opción si los partidos han hecho cualquier cosa para no clarificar cuál es la mejor opción, la mejor propuesta?, a ellos, los partidos (y a sus líderes) sólo les importa cuánto les toca, en dinero, en espacios, en spots, en curules.

 A los partidos sólo les importa el reparto del poder. Están dejando de lado el uso del poder para atender a la población. Atenderla en temas de seguridad, de combate a la corrupción, en empleos, en obra pública eficiente y eficaz, en servicios públicos económicos y efectivos. En educación de calidad, en cultura, entretenimiento, deporte y artes.

 Los partidos están más que preocupados en cuánto porcentaje del próximo presupuesto tendrán en sus haberes; cuánto de ello podrán usar para pagar los favores electoreros y a quién se lo entregarán.

 Si a los militantes, a sus militantes, los tratan con la punta del zapato cuando más los necesitan – en los procesos internos-, ¿qué no harán con el ciudadano común?

 Triste es el panorama electoral: abstenerse o no saber por qué estamos votando; esas son las opciones.

You Might Also Like

0 comentarios