Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Asunto de mujeres

Share on Google Plus


La oleada feminista llegó a Tepatitlán y está pasando al Distrito electoral.

Hace meses escribimos en este espacio que la elección para la alcaldía de Tepatitlán sería una competencia entre mujeres. Al paso de los días esta teoría se ha ido comprobando. Nena de Anda será candidata del MC; Conchita Franco será la candidata del PRI;  Luz María Pallares será candidata de Morena, y el PAN no sabe qué hacer, pero no se descarta que sea Paty Pérez, Delia Estrada o alguna otra dama. De las otras opciones nada se sabe aún.

En el calendario, al irse perfilando los nombres de aspirantes a la diputación local, ya se sabe que Mara Robles dejará el cargo de Rectora del CUAltos para ir como candidata por el partido naranja; Rosy Ascencio, siguiendo los pasos de Cecilia González, es la virtual aspirante del PRI a esa posición; en el PAN están esperando a que les regresen los dados del juego para saber si ponen a una mujer o le dan la oportunidad al actual diputado Elías Iñiguez de que siga en esto de vivir de diputado, regresándolo al Congreso local. Del resto de partidos, nada se sabe aún.

Las candidaturas se conocerán, formalmente, a finales de marzo, pues las campañas serán –afortunadamente- de dos meses. Antes de abril puede haber muchos cambios, pues en la política es sabido que del plato a la boca, a veces se cae la sopa.

En una tierra señalada de machista, las cosas de la política están definiéndose por el sexo femenino.

Son ellas mayoría en el padrón electoral, son ellas las que más participan en las campañas. Ahora tienen el derecho de ir en igual número de posiciones en planillas y fórmulas. Lo que falta es que se consoliden como representantes políticas de nuestra sociedad.

En la perspectiva misógina, nada tienen qué hacer las mujeres en la política, pues no se han preparado para ello, les toca la oportunidad y salen a escena porque “les toca”; en perspectiva democrática, ellas y ellos tienen el mismo derecho de participar y ahora hay garantías de esa equidad.
En perspectiva machista, las mujeres son las peores enemigas de ellas mismas, por ende, el triunfo pudiera ser para los varones que se “atrevan” a romper este nuevo paradigma.

A ver qué pasa con este tiempo de las mujeres en la política; ahora es su tiempo. Ahora es su asunto.

You Might Also Like

0 comentarios