Últimas Noticias:
Loading...
,

Fuente de agua viva

Share on Google Plus



Cuenta una leyenda oriental que un hombre buscaba en el desierto agua para saciar su sed. Después de mucho caminar, ya muy fatigado, con la boca reseca, el peregrino descubre por fin las aguas de un arroyo. Pero, al arrojarse sobre la corriente, su boca encuentra sólo arena abrasadora.

Vuelta a caminar, leguas y leguas; su sed y su cansancio van en aumento. Por fin ya oye el rumor del agua. Se divisa en la lejanía un río caudaloso, ancho; ya toman sus manos el líquido tan ansiado, pero de nuevo era sólo arena. 


Más andar aún, con la lengua de fuera, como un perro sediento. Hasta que de nuevo se oye rumor de aguas de una fuente. Su chorro cristalino forma un gran charco. Pero sólo la decepción responde a la sed del caminante.

Y con renovado afán se lanza al desierto. Atraviesa montes, valles, y sólo encuentra soledad y aridez. No hay agua, ni rastro...

Un día le sorprende un viento de humedad; allá, a lo lejos, parece que el mar inmenso brilla ante sus ojos. El agua es salada, pero es agua!!!. Al hundir su cabeza ansiosa entre las olas, no hace sino sumergirse en un fango que no está originado por el agua.

El peregrino entonces se detiene; ve pasar su vida por delante consciente de la cercanía de su final, se acuerda de su madre que tanto sufrirá por él cuando sepa de su muerte. Las lágrimas vienen a sus ojos, resbalan y caen en el cuenco de sus manos, y entonces...entonces le permiten saciar su sed.


Algo parecido nos sucedió a todos, a veces después de haber tratado en vano de apagar nuestra ansia, nuestra sed espiritual en tantas fuentes engañosas, que descubrimos dónde está la fuente que de verdad nos sacia, Cristo.

Todos esas fuentes, ríos, charcas y arroyos no son otra cosa sino vanas ilusiones que vamos encontrando a lo largo de nuestra vida, pero cuando dejamos todo eso que nos engaña, entonces nos acercamos a Jesucristo y en Él encontramos la verdadera agua que brota de su corazón como de una fuente inagotable y esa agua son los sacramentos que nos llevan de paz y de bendiciones.

You Might Also Like

0 comentarios