Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

Empieza a mejorar la zona del centro histórico

Share on Google Plus



Según mi personal punto de vista, el señalar como comunicador algunas cosas que estén mal, siendo crítica constructiva, tiene razón de ser y es parte de la obligación de quien está en un medio de comunicación.

Esto lo justifico porque hay un número muy grande de personas que comentan en el café, en las reuniones familiares, entre grupos de amigos, en la calle pues, situaciones que no les gustan o que simple y sencillamente tienen razón o están mal, pero no acuden ante la autoridad responsable o competente para hacer tal petición con muy honrosas excepciones.

Pero a quienes pertenecemos a un medio de comunicación, frecuentemente se nos hacen saber tales circunstancias con la petición de que se publique y se pida de esta manera la intervención de la autoridad al hacer tales señalamientos. Me  queda claro que no es lo más adecuado, pero la gente así está acostumbrada y nosotros les atendemos y publicamos cuando nos consta que lo que se mencionó es verdad.

Pero también, otra función del comunicador, tiene que ver con reconocer cuando la autoridad ve, escucha y atiende la problemática de un municipio, tarea que es compleja especialmente cuando se llega al renglón de lo económico, pues es de todos conocido que el presupuesto que se maneja en el caso de los municipios, no alcanza para satisfacer todas las necesidades y peticiones de la población.

Sin embargo, debemos reconocer que se han dado pasos importantes en cuanto a los servicios y mantenimiento que requieren los mismos. Una de las quejas frecuentes eran el pavimento de la calle Morelos entre el puente del Río Colorado y la calle J. Refugio Jiménez, la cual se encuentra en proceso de ser arreglada, pues se levantó ya el pavimento de un lado y se repondrá totalmente el mismo mejorando los servicios subterráneos.

La gente igual está agradecida por lo que ocurrió en la calle Azucena en la zona de la Colonia Blanca Flor, donde era una calle mal empedrada, con tramos en asfalto y otros con piedra, pero con un desnivel muy feo y en malas condiciones para propiciar la circulación del agua de lluvia. Es tanto el caudal de agua que baja por dicha calle, que prácticamente inunda la calle Ponciano Arriaga desde la propia Azucena hasta la calle María Ramírez. El que esto escribe y los vecinos vimos con satisfacción cómo se levantó el empedrado y el cemento y se niveló la calle, poniendo una base nueva y sustituyendo el drenaje por uno de más amplia capacidad e instalando una boca de tormenta grande en la esquina de las calles mencionadas. Con ello, el problema de la calle Ponciano Arriaga que se convertía en un río, disminuirá enormemente y por lo mismo tendrán un mejor escenario los vecinos de tal lugar.

Así se ha ido construyendo Arandas al paso del tiempo. Utilizando los recursos aquí y allá para que las cosas luzcan y funcionen mejor, por lo que deseamos que independientemente de quien llegue a ganar las próximas elecciones y se convierta en el o la primer Edil, se continúe en la ruta del trabajo y la aplicación eficiente de los recursos en donde haya más urgencia.

Nos leeremos en la próxima entrega.

You Might Also Like

0 comentarios