Últimas Noticias:
Loading...
,

Amor a nuestros padres

Share on Google Plus



Un anciano llama a su hijo en Nueva York y le dice:

- Odio arruinar estos días festivos, pero tengo que decirte que tu madre y yo nos estamos divorciando, 45 años de matrimonio y tanta miseria, ¡Ya es suficiente!.

- Papá, ¿qué estás diciendo? -grita el hijo.

- No podemos seguir juntos, la convivencia se ha vuelto insoportable estamos hartos el uno del otro.

- ¿Por qué papá?, ¡si estaban de maravilla la última vez que fui a visitarlos!

- ¡Hijo, ya estoy hato de hablar de esto y es caro hacerlo por teléfono!, por favor avísale de esto a tu hermana en Hong Kong.

Frenético, el hijo llama a su hermana y ésta al enterarse explota en el teléfono.

- ¿Cómo diablos se están divorciando?, yo me encargo de esto.

Ella llama a su anciano padre de inmediato y le grita:

- ¡No se divorcien aún! No hagan una sólo cosa hasta que yo llegue. Voy a llamar a mi hermano de vuelta y los dos estaremos allí mañana. Hasta entonces no hagan nada, ¿me oyes? -gritó mientras colgaba el teléfono.

El anciano cuelga el teléfono y se dirige a su esposa:

- Lo logramos amor, nuestros hijos estarán aquí en Navidad y se pagarán ellos el pasaje, te amo.

NO DEJES DE ABRAZAR Y HONRAR A TUS PADRES MIENTRAS PUEDAS HACERLO.

"Honrarás a tu padre y a tu madre, para que tu vida se alargue en la tierra”.


Cuántas veces vivimos olvidándonos de nuestros padres y ni siquiera una llamada por teléfono les hacemos, siendo que a ellos les debemos todo.

En Estados Unidos se acostumbran mucho las residencias para ancianos, tal vez porque allá se vive más aprisa o las ocupaciones así lo requieren, pero no hay mejor manera de demostrar nuestra gratitud  y cariño a nuestros padres y abuelos que teniéndolos con nosotros hasta que mueran.

You Might Also Like

0 comentarios