Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Deuda, obra y personal

Share on Google Plus



Sin importar quién gane la elección del próximo domingo 1 de julio, en el caso de Tepatitlán habrá de enfrentarse a una papa caliente que, nadie, en campaña, ha querido abordar, “para no herir susceptibilidades”.

Pero no son temas que “quieran” abordar, “deben” tratarlos, pues les tocará resolverlos.
Hay muchos pendientes, la gente se queja (reclama) sobre temas tan variados como colonias hay en la ciudad, como rancherías hay en el municipio. Cada fraccionamiento es un caso, cada rancho es un tema, y hay una gama impresionante de asuntos por resolverle al pueblo.

En particular hay tres asuntos que deberán resolverse de manera puntual, si en verdad quieren marcar diferencia los gobernantes a partir del 1 de octubre próximo: la Deuda, la Obra y el Personal.

Y expongo: la deuda del gobierno tepatitlense está en su máximo histórico. Cierto que el municipio tiene mayor capacidad -según la Secretaría de Hacienda, podrían pedir más-, pero los tepatitlenses debemos hoy en día, algo así como 300 millones de pesos. Son pagaderos a más de 10 años, sí, pero los debemos. Y la tentación de cualquier gobernante es hacer trabajos hipotecando el futuro de su pueblo. Los rapaces banqueros se frotan las manos ante los ayuntamientos.

La obra pública es hoy un tema caliente. Ante la opacidad en la asignación, en los contratos, en la forma en que se hacen, ante la oscuridad de cuánto valen, quién firmó los contratos por parte de la autoridad, el Ayuntamiento debió salir a “aclarar” que los pavimentos se hacen porque el gobierno quiere y no porque un constructor los “amarra”. En este asunto hay muchas dudas, propiciadas incluso por la propia autoridad, que se amplían con su nota aclaratoria de este jueves. Nadie explica en el gobierno nada de las obras, y luego sacan un comunicado para desmentir lo que nadie conoce, lo que sólo ellos conocen. Es una carta, pues, dirigida a un asociado que ya no está del lado del gobierno. Eso parece. 

La obra pública es un tema manoseado desde hace muchos años; en lugar de transparentar  contratos y asignaciones, cada ayuntamiento elabora su plataforma donde dejan entrever (por lo menos eso se dice en la opinión pública) que hacen negocios. Y los funcionarios no se inmutan ni se empeñan en demostrar lo contrario, dejan correr versiones de complicidades. Es un tema riesgoso que deben resolver los gobernantes siguientes… o los actuales.

Otro tema sensible en Tepatitlán es el laboral, hoy la burocracia es más gorda, fea e inoperante que nunca. Hoy se pagan muchas nóminas sin saber a quién ni por qué. Hay versiones insostenibles de la contratación de gente que no hace nada, que se ufana de no hacer nada y que está colapsando las arcas, por los sueldos, sí, pero también por las prestaciones.

¿Qué harán con la obra pública, con la deuda y con el personal del Ayuntamiento?

Esos son tres temas sensibles, y que en nada se comparan con los servicios municipales, la seguridad, la movilidad, la ecología, el deporte, el arte, la educación, los apoyos a los marginados. ¿Por cuál de ellos comenzarán?

De verdad, ¿saben a qué se están metiendo los que terminan sus campañas el miércoles próximo?

You Might Also Like

0 comentarios