No hay dinero más mal gastado, que el que se gasta en propaganda política.



Me da rabia, furor y me da muina
y mi paciencia se coloca en cero
al ver como se malgasta ese dinero.

Es dinero tirado a la letrina,
ese dinero más mal gastado
a muchos les parece hasta pecado.


Publicar un comentario

0 Comentarios