Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Voto enojado

Share on Google Plus


Escucho y leo a mucha gente, miles de mexicanos, que dicen estar “hasta la madre” de la situación del país.

Ciertamente hay muchas razones para estar enojados, ¿pero con quién?

El gobierno federal tiene la culpa por los desaparecidos; no es el núcleo familiar que se descompone ante la falta de atención de quienes deben educar a sus hijos.

Todos estamos “contra el gasolinazo”, pero nadie deja su auto, ni el de sus hijos que se la pasan “dando la vuelta”; algunos candidatos dicen estar contra el alto precio de la gasolina, pero no explican al electorado que sus sueldos como funcionarios o sindicalizados, se ven favorecidos por ese impuesto a las gasolinas.

“Peña es un pendejo”, dicen, pero pocos me explican las razones de su expresión.

“Los del gobierno son unos ratas”, pero ahora son muchos “ciudadanos” quienes aspiran a vivir del presupuesto, “porque ya nos toca”.

Muchos manifiestan su enojo contra el PRI y el PAN, dicen que votarán por otros partidos por su hartazgo al “PRIAN” y no han reparado en que Morena y el MC están copados de ex priístas y ex panistas. Si le quitamos su pasado tricolor o albiazul a un enorme porcentaje de cuadros de Morena y del Movimiento Naranja, sería muy limitada la cantidad de candidatos o militantes “genuinos”; entonces ¿votaremos por priístas y panistas renegados porque odiamos al PRI y al PAN?, ¿o cómo?

Cada uno tiene sus razones para estar enojado. Cada uno sabe qué le enoja y qué lo tiene harto.

Cada quien tiene sus motivos para ir o no a votar.

Cada quien puede optar por votar o ser votado.

Esas son garantías que tenemos consagradas en nuestra Constitución. Ojalá que nuestro enojo no nos lleve a pedir que cambien esa norma y por “joder” a otro, terminamos fastidiándonos a nosotros mismos.

Es necesario votar. Se vale estar enojado. Pero no se vale votar con enojo. Decidir con el hígado no es la mejor opción. Eso me dice la razón.

You Might Also Like

0 comentarios