Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

Aguas con la privatización del agua

Share on Google Plus



Desde hace un par de años por lo menos, que yo sepa, se ha venido trabajando en el Congreso de la Unión la Ley General de Aguas que también se conoce como Ley Korenfeld. Se ha manejado inclusive que a últimas fechas se estaba trabajando para que pasara a Dictamen, cosa que ocurrió, pero querían que se aprobara dicha Ley que contiene cosas bastante peligrosas y dañinas para nuestro pueblo.

La privatización del agua, o algo que se le parezca, es algo muy peligroso y dañino porque pretende elaborarse dicha Ley dejando abierta la posibilidad de que las grandes empresas mexicanas e inclusive las trasnacionales, incluidas las mineras, puedan hacer un uso excesivo del agua para sus propósitos de producción teniendo prioridad por encima de la gente y además con tarifas muy accesibles.

Otro riesgo es que mucha parte del agua que utilicen será contaminada en extremo al mezclarse con substancias químicas muy agresivas que harán difícil por no decir que imposible su tratamiento y re uso.

Un caso concreto se puede dar en el Estado de Nuevo León, donde se han concesionado amplios terrenos a empresas transnacionales para la extracción de gas utilizando el llamado “fracking” que no es otra cosa que perforar el terreno e inyectar o bombear agua mezclada con químicos muy agresivos y a gran presión, para romper las planchas de roca que contienen la salida del gas y así poder extraerlo.

El problema de este procedimiento es que contamina los mantos de agua subterránea con químicos que son difíciles de identificar y más de eliminar y que se mezclarían con agua de extraordinaria calidad y pureza.

Además, el procedimiento del “fracking” está prohibido en algunos países del mundo, pues han encontrado que tal técnica puede producir temblores de tierra, lo que da una idea de lo agresivo del procedimiento para extraer el gas de esta manera. Además se necesitan para tal propósito muchos millones de litros de agua.

Las Naciones Unidas y nuestro propio país tienen reglamentado el asunto del agua y se menciona y reconoce que es un derecho humano. La prioridad de contar con agua limpia, asequible, disponible y tratable, debe ser una prioridad según lo mencionan los académicos, estudiosos y científicos que trabajan en esta delicada área, sobre todo y muy principalmente, primero para el ser humano y después para las demás actividades económicas.

Hay quienes defienden que deberían ponerse tarifas altas al consumo humano del agua, para que así se apreciara su gran valor e importancia para la vida animal y humana, pero tal propósito debe combatirse y tomar en cuenta que somos un pueblo plural, en crisis la mayor parte del tiempo, y existen millones de personas que podrían estar en condiciones de no poder pagar agua muy cara.

Mejor estemos al pendiente y hagamos lo que a cada quien le toca, es decir, defender desde nuestra particular trinchera, que los senadores de la República que en su mayoría son muy proclives y facilitos para decir sí a cualquier barbaridad con tal de ganarse unos cuantos milloncitos de pesos, aunque perjudiquen a la gente que supuestamente representan pero que en realidad no lo hacen, no vayan a tomar la decisión de privatizar el agua porque es un derecho humano.

Cualquier Ley relacionada con el agua, el cuidado de la misma, su saneamiento, su distribución, su costo y demás formalidades necesarias, debe ser visto con buenos ojos, pero antes de aprobarlo debe ser revisado minuciosamente por científicos y expertos ajenos al Congreso de la Unión, para que gente enterada exponga si es conveniente cualquier ley o reglamento en su redacción, que ésta sea clara  y no deje dudas o huecos que permitan que por ahí se cuele la corrupción. Defendamos esto.

Nos leeremos en la próxima entrega.

You Might Also Like

0 comentarios