Últimas Noticias:
Loading...

Cuidado con el perro… y con el dueño también

Share on Google Plus


• La gente hace de todo para evitar que a su can lo atrape Ecología

Hay perros bravos y dueños que lo son todavía más, que no muerden (los dueños) pero sí se ponen al brinco cuando llegan los de Ecología a querer llevarse el animal, pues el propietario esconde al can, lo defiende diciendo que no es agresivo y en casos extremos riñe con los empleados municipales e intenta rescatar por la fuerza a su mascota cuando ésta ya está enjaulada y lista para ser llevada.

En un video difundido por el ayuntamiento de Tepatitlán y narrado por Jorge Castellanos González, inspector del área de Ecología, se observa cómo los perros reportados por agresivos o por haber mordido a alguien, son enjaulados y subidos a una camioneta del ayuntamiento, y algunos de sus propietarios intentan por la fuerza rescatar a sus mascotas tratando de abrir la jaula o bien discuten con los empleados municipales, al grado de manotear con ellos.

Castellanos González añade que algunos dueños agreden física y verbalmente al personal del Ecología, diciendo que los únicos animales son los del ayuntamiento y usando además palabras altisonantes, asegurando además que sus mascotas son tranquilas, que no muerden a nadie, que es falso que estén en la calle y que son inventos de los vecinos al decir que son agresivos o que muerden a alguien.

Algunos propietarios alcanzan a ocultar o meter a sus casas a los perros antes de que lleguen los de Ecología.

El funcionario municipal explica que debido a la sobrepoblación de perros en la ciudad, dan prioridad a los perros que son reportados por agresivos o por haber mordido a alguien para atraparlos y llevarlos al vivero municipal -donde se encuentra el refugio de animales- y si hay tiempo y espacio en las instalaciones van y atrapan a los canes que son acusados de regar basura en la calle o haciendo otros destrozos.

Cuando un perro es llevado a Ecología es puesto en observación 10 días, donde se le alimenta, vacuna y desparasita y se les da cuidados para ver si disminuye su agresividad, pues Jorge Castellanos asegura que los animales se ponen bravos por hambre o porque son maltratados por la gente.

Después de diez días, si el dueño no acude se dan cinco días más y en caso de que el animal no sea reclamado se envía a algún rancho o es donado a la Universidad, o se hace con él lo que disponga la Secretaría de Salud.

Si el dueño acude, antes de regresarle el perro se le pide que llegue a un acuerdo con la persona mordida y se le advierte que si la mascota reincide y es vuelta a capturar, ya no se le regresará.

You Might Also Like

0 comentarios