Últimas Noticias:
Loading...
, ,

El viajecito

Share on Google Plus



De no ser comprobado por miles de usuarios a diario, pensaríamos que se trata de un mal chiste o de un chiste de mal gusto. El sistema de transporte urbano de Tepatitlán, igual que en la Zona Metropolitana, resulta un dolor de cabeza, que no se detiene ni con las aspirinas que el Gobierno otorga con subsidios tipo “bienevales”, “inovacard” o cualquier otro rimbombante nombre que le impongan

Por si fuera poco el pésimo esquema que se tiene en Tepatitlán,  el anuncio de que el pasaje urbano costaría $9.50 por viaje es, por decirlo decorosamente, una mentada de madre.

Ya lo “aprobaron” en la Comisión Tarifaria, una especie de oráculo de la voz popular donde ninguno de sus “representantes” tiene la representación del pueblo.

Aristóteles el Griego dijo hace muchos años que: “Los hombres malvados tienen el alma plagada de arrepentimiento”; y tal vez por ello, sólo tal vez; Aristóteles el jalisciense, salió luego de esa “aprobación” a aclarar que no lo permitirá. Como tampoco permitió que subiera de 6 a 7 y luego a 9, como ocurrió en su sexenio en Tepatitlán, con la simulación de la conversión “hombre-camión” a “ruta-empresa”.

Ahora ya los usuarios del transporte saben que, más temprano que tarde, con o sin declaraciones, con o sin amenazas del gobernador, el pasaje subirá de precio.

Imaginemos pues, lo que un asalariado, con sus $950 por semana, hace para transportar a sus dos o tres hijos, más su traslado al trabajo; con este esquema de tarifas.

Pensemos luego en las horas hombre que se pierden en la espera, el trayecto y el camino hechos a diario por cada usuario, por cada pasajero.

Con esos diagramas, costes-beneficio, horas-hombre, inflación-salario; nos podemos imaginar lo que pasa por la mente de los ciudadanos, de la gente de “a pie”, cuando salen las autoridades con sus ocurrencias de hacerle el caldo gordo a los empresarios del transporte con incrementos en los pasajes.

Algo anda mal, cuando la autoridad que viaja en auto con chofer y vales de gasolina, decide lo que el trabajador, el ama de casa, el obrero debe pagar por su viajecillo en transporte público. 

Vaya viajecito que se dan los comisionados encargados de aprobar los incrementos.

You Might Also Like

0 comentarios