Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Revolución y contra revolución

Share on Google Plus



• Conquista y reconquista, la historia se repite

Revolución y contra revolución, conquista y reconquista, y otra vez conquista y revolución. Es la historia de la humanidad, que da vueltas y vueltas y vuelve a caer donde mismo. Llegan unos, gobiernan a los otros, se vuelven tiranos, se eternizan en el poder, se hartan los gobernados, se rebelan, se levantan en armas, se matan unos a otros durante la revolución, ganan los que se levantaron en armas, llegan al poder, se convierten en dictadores, se vuelven tiranos, esclavizan a su pueblo y así… hasta que el pueblo se rebela otra vez y la historia se repite.

Y es así que recordamos a los dictadores más recientes y más cercanos, a Fulgencio Batista y a Fidel Castro, a Anastasio Somoza y a Daniel Ortega, a Hugo Chávez y a Nicolás Maduro, por supuesto a Porfirio Díaz, a Victoriano Huerta, a todos los jefes revolucionarios y bandidos… y al PRI. Y lo que viene.

También recordamos a otros dictadores, menos cercanos pero igualmente famosos, a Benito Mussolini, Adolfo Hitler y Francisco Franco, que llegaron, subieron, bajaron, se murieron y hoy sus países están nuevamente en crisis que muy probablemente desembocarán en una nueva revolución, porque los seres humanos  no aprendemos del pasado, porque la historia simplemente se repite, porque la rueda de la fortuna sigue girando, porque la función debe continuar.

Si es usted una persona más o menos culta, recordará que los árabes islámicos conquistaron España y parte de Francia a principios del Siglo VIII y que ahí se quedaron dominando la península ibérica hasta finales del Siglo XV, hasta que fueron expulsados en 1492 en lo que se llamó la Reconquista. Recordará también que en 1936 se desató la Guerra Civil española, que duró hasta 1939 con el triunfo y la dictadura del llamado Generalísimo Francisco Franco.

Bueno pues después de esa conquista y reconquista, y de esa revolución sangrienta que fue conocida como la Guerra Civil en España, este país (“la madre patria” como era llamado en México) está siendo objeto, otra vez, de una nueva conquista por parte de los árabes musulmanes, y está otra vez al borde de la guerra civil. Ya hay violencia. Si no intervienen cuanto antes el Rey y las Fuerzas Armadas, pronto veremos a España desgarrada otra vez y peleando y matándose a españoles contra españoles.

¿Y eso a nosotros qué?, se preguntará el lector. En México ¿qué nos importa lo que pase en España?

¿A nosotros qué? le pregunto yo al lector. ¿Olvidamos que ya nos pasó eso en México no una, sino tres veces por lo menos? Primero fue durante la Guerra de Reforma, de conservadores contra liberales, mexicanos unos y otros; luego durante la Revolución Mexicana para sacar a Porfirio Díaz del poder, tan mexicanos eran los revolucionarios como los soldados federales; y poco después la Guerra Cristera, en la que unos (muchos) murieron por su religión y otros (muchos también) defendiendo al gobierno federal. Mexicanos contra mexicanos. Y lo que viene…

Pocas noticias nos llegan de lo que está pasando en España. Sabemos más de Venezuela y de Nicaragua por obvias razones, por la cercanía y porque nos consideramos hermanos latinoamericanos, sabemos que fue la influencia de la dictadura comunista de los hermanos Castro en Cuba, lo que tiene a esos dos países sumidos en la miseria y en la violencia; pero si usted, lector-lectora, siguiera a algún español o española en las redes sociales, en el twitter por ejemplo a la periodista Yolanda Couceiro @yolandacmorin, al periódico El País @el_pais, o al Diario ABC @abc_es, se daría cuenta de que España está dividida ahora en dos grandes bandos. De un lado están los comunistas, las feministas, los separatistas, los inmigrantes (especialmente negros africanos musulmanes), y el actual presidente Pedro Sánchez que llegó al poder sin pasar por las urnas; y del otro están los católicos, los que no olvidan a Franco, los hombres y mujeres normales que están en contra del feminismo radical y de la ideología de género, los que defienden la unidad de España, y aquellos que no quieren más inmigrantes ni refugiados porque consideran que les quitan empleos a los españoles y que además, agresivos y violentos, han invadido Europa donde ya están resultando ser más importantes e influyentes los que practican el Islam, que los de cualquier otra religión cristiana. La re-reconquista pues. Se están adueñando de Europa (y de España en particular) sin ejércitos y sin armas, están llegando como migrantes y refugiados y dentro de poco serán mayoría.

Y esta división de España en dos grandes bandos  (ocurre también en Francia, Italia, Alemania y otros países europeos, pero sólo por motivos de la inmigración y los refugiados), se ha vuelto violenta a causa del separatismo catalán, se ofenden, insultan, se empujan, se gritan, se golpean y se lastiman, ya ha habido heridos con arma blanca. Los separatistas pegan lazos amarillos por todos los rumbos de las ciudades y pueblos de Cataluña, y los que no quieren la separación de Cataluña de España los quitan. El presidente del gobierno catalán Quim Torra amenaza con atacar al Estado Español, y el presidente de éste, Pedro Sánchez, que simpatiza con los separatistas no toma ninguna medida al respecto. La policía catalana persigue a quienes no quieren la independencia de Cataluña. Aquello está hecho un desmadre. Si no intervienen el Rey Felipe VI y las Fuerzas Armadas, se van preparando para una nueva guerra civil…

Y si a usted sólo le interesa lo que pasa en México, sabrá lo que pasa en las redes sociales y que el país está dividido igual entre dos grandes bandos, quienes votaron por Andrés Manuel López Obrador y quienes consideran a éste un peligro para México. Y sabrá usted de las ofensas, insultos, mentadas de madre, amenazas y agresiones de unos y otros, lo que ha pasado ya de los dichos a los hechos, ha habido ya brotes de violencia, y si nadie le pone un alto a esto la situación va a empeorar, por eso he repetido “y lo que viene”.

Quiero equivocarme. Pero los humanos -repito- no aprendemos del pasado, por eso la historia da vueltas y vueltas. Allá conquista, reconquista y una nueva conquista, acá revolución, contra revolución y otra vez revolución. Guerra de Reforma, Revolución Mexicana, Guerra Cristera, y si no frenamos esto, la Cuarta Transformación contra quienes no quieren (no queremos) esa falsa transformación. La mayoría de los nuevos diputados federales gritando a coro “Es un honor estar con Obrador”. No es un honor estar al servicio de la patria, no es un honor ser legislador, el honor es estar con Obrador. “Este día -dice el director del periódico Excélsior, Pascal Beltrán del Río- será recordado por el hecho de que la mayoría legislativa que llegó bajo el signo del cambio, hizo revivir uno de los peores y más viejos vicios de la política mexicana: el sometimiento al Ejecutivo en modo culto a la personalidad”. Esa es la Cuarta “Transformación”, y ese el peligro de violencia que veo venir.

You Might Also Like

0 comentarios