Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Las dos vidas

Share on Google Plus



Si el tema del aeropuerto de Texcoco, que si se construye o no se construye, no se resuelve de forma adecuada, López Obrador igual tiene otro entuerto a la vista, y eso que todavía no es presidente: la despenalización del aborto.

Los diputados más radicales de Morena, no los advenedizos que sumó AMLO para hacer montón y sacar votos, quieren empujar el tema del aborto en el Congreso en estos días, y aunque muchos mexicanos, si no es que la mayoría, están en contra de la interrupción intencional del embarazo, el partido del Peje aprovecharía su aplanadora para imponer el tema.

Por eso comienzan las movilizaciones en contra.

En Tepa me llamó la atención el sábado pasado que en la marcha a favor de las dos vidas, una de las organizaciones que llevó gente y una manta pidiendo que no se legalice el aborto, era una empresa funeraria, quién lo diría: alguien que debería estar interesado en que haya el mayor número de muertes posible -pues ése es su negocio-, estaba propugnando por salvar dos vidas.

Pero ya en serio, los que apoyan el aborto (ingenua o maliciosamente) esgrimen como principales argumentos terminar con un embarazo no deseado y por ende no traer al mundo niños para los cuales sus madres o padres no están preparados, o que simplemente sentían que aún no era tiempo, y aquello de que la mujer decide qué hacer con su cuerpo sin importar que le dé muerte a un ser humano.

Intentan hacer ver el aborto como un problema de salud pública, y a los que se oponen (nos oponemos) a la idea, nos tratan de retrógradas, machistas, o que nos controla la iglesia asegurando que es ésta una institución que mucho daño ha hecho ya.

Desde mi punto de vista el aborto es un problema social, no tanto de salud pública. El aborto lo quieren hacer ver como la solución única, confiable y sencilla, cuando es todo lo contrario: un método de planificación o anticonceptivo -sea o no aprobado por la iglesia- es lo más sencillo y seguro, en cambio el aborto es riesgoso como cualquier intervención quirúrgica y puede producir daños físicos y sicológicos a la mujer, temporales o permanentes, e incluso la muerte.

Entonces, no es la solución el aborto; la solución es prevenir o evitar, no destruir pensando en que todo volverá a ser como antes, es como alentar a alguien a que conduzca un vehículo sin precaución, a alta velocidad y sin respetar las leyes de tránsito y si ocurre un accidente la persona se cura en el hospital y el carro se arregla en un taller, ¿y si no?

Se dice que el aborto ayudaría a las adolescentes a no tener hijos no deseados y que puedan hacer sus vidas como habían planeado. ¿No es más fácil educar a los adolescentes y explicarles los riesgos de las relaciones sexuales a tan temprana edad?

Se dice que el aborto sería útil cuando una mujer violada quede embarazada a consecuencia del ataque sufrido. ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?, ¿un aborto borraría la experiencia traumática de la violación?, ¿el violador se sentiría -suponiendo que en verdad le importara- deprimido o castigado al saber que el niño que engendró en su víctima fue abortado?

Se dice que el aborto salvaría a la mujer cuando el embarazo es de alto riesgo y el desarrollo del feto pone en peligro la vida de la madre. Esto ya está contemplado y en la mayoría de los países la interrupción del embarazo por causas de fuerza mayor no es castigado, a lo sumo es investigado nomás.

Otra, muchos abortistas ven el rechazo al aborto como un juego perverso de la iglesia, como si todo mundo pensara en Dios o en la iglesia al momento de la relación sexual. Embarazos ya hay con o sin sermones religiosos.

Una verdadera educación sexual, religiosa para los que son religiosos y laica para los que son laicos, sería una opción mucho mejor, se evitarían en gran medida los embarazos no deseados y ni qué decir de los abortos.

En fin, si los diputados radicales morenistas tienen la torpeza y el poco tino (ya lo demostraron con el gasolinazo y la nula austeridad republicana) de impulsar el tema del aborto con el asunto aún fresco e irresuelto del aeropuerto, es casi seguro que despertarán al verdadero pueblo dormido y sólo meterán todavía en más problemas a su líder López Obrador.

You Might Also Like

0 comentarios