Últimas Noticias:
Loading...

Viene artista de gran prestigio y lo interrumpe una protesta

Share on Google Plus


Es famoso Rivelino

• A quienes les estorba aquí el Ejército y la Federal trataron de sabotear el acto 

El dibujante ceramista y escultor José Rivelino Moreno Valle, originario de San José de Gracia, es un reconocido artista a nivel mundial conocido sólo como Rivelino,  su escultura monumental sobre la libertad de expresión “Nuestros silencios”, es una caja táctil que se ha presentado en distintas partes del mundo como Lisboa, Bruselas, Madrid, Potsdam, Roma, Londres, Moscú, San Petersburgo y en el Zócalo de la ciudad de México, y finalmente el día de hoy  trajo parte de su obra al municipio que lo vio nacer, sin embargo la inauguración de ésta coincidió con una manifestación que fue mal manejada por la policía municipal y que interrumpió el evento, que irónicamente trataba sobre la libertad de expresión, libertad que los manifestantes no supieron respetar.

En dicha inauguración se encontraba presente la alcaldesa Nena de Anda, y los manifestantes que no pasaban de 30 y que en sus pancartas pedían que el Ejército y los policías federales no estuvieran en la ciudad, ya habían pasado varias veces alrededor de la Plaza de Armas, sin darse cuenta de que Nena de Anda estaba en el lugar, sin embargo en plena ceremonia volvieron a pasar una cuarta vez y fue donde se dieron cuenta, para acercarse corriendo con lemas como “putos lacras”.

La policía nada pudo hacer y aun cuando la alcaldesa y el mismo Rivelino intentaron calmarlos, estos sólo seguían insultando por todo lo alto. 

Rivelino, con la tranquilidad que lo caracteriza se dirigió a ellos y les pidió que respetaran el espacio, ya que la obra hablaba de la libertad de expresión, así que les daría el micrófono y así ellos podían expresar lo que querían decir.

Al pasarle el micrófono a una mujer, ésta solo pudo decir “Váyanse a la verga”, sin ocurrírsele nada más, por lo que Rivelino retiró el micrófono y prefirió develar su escultura y continuar con la accidentaba inauguración, invitando a los manifestantes, que en su mayoría eran niños, a meter las manos a la escultura y explicarles de qué se trataba la obra, acción que algunos niños aceptaron y que lograron calmar los ánimos, los demás manifestantes, que no supieron qué hacer, se retiraron del lugar y se enfocaron nuevamente a la presidencia para buscar a la alcaldesa, la cual ya se había retirado a otro evento, sin que ninguno de ellos se hubiera dado cuenta.

“Esta pieza, junto con otras 10, recorrió el mundo y habla sobre la libertad de expresión y la censura, de la importancia de decir lo que se piensa, por eso me parece muy simbólico el acto que acaba de ocurrir aquí, es algo incongruente, porque la manifestación es un acto en contra de una acción política, y yo soy del arte y quedé en medio de esto”, dijo Rivelino al 7 días, un poco sorprendido pero de buen humor ante inusual situación.

You Might Also Like

0 comentarios