Últimas Noticias:
Loading...
,

Miguel Muñoz desayunaba, comía y cenaba béisbol

Share on Google Plus


• Por eso triunfó en la Liga Mexicana y en la del Pacífico

Nació el 12 de noviembre de 1960 en el rancho de Los Laureles y a muy pequeña edad ya le gustaba el deporte rey, pues Migue recuerda que desayunaba, comía y cenaba béisbol a todas horas, donde él estaba con todo relacionaba el béisbol, nos cuenta cómo por primera vez jugó en la Liga de Yahualica y rancherías vecinas, don Rito Ramírez lo invitó a jugar en la Liga Mayor de Aficionados de Guadalajara, pero eran locales aquí en Tepa en el ya desaparecido Campo Hidalgo, que en esa Liga lo vieron y lo invitaron a formar parte de la Selección Jalisco, un año Roberto Castellón y al siguiente don Carlos Álvarez que lo mandaron a la Liga del Noroeste a sucursal de los Rieleros de Aguascalientes, el cubano Manolo Fortes lo firmó para el profesionalismo involucrándose Carlos Villa, debutó y logró quedarse pero no fue lo interesante, lo más importante fue mantenerse.

20 años se dicen fácil pero Miguel Muñoz jugó en la Liga Mexicana iniciando en 1983 con los Rieleros de Aguascalientes, Saraperos de Saltillo,  Águila de Veracruz, Broncos de Reynosa, Cafeteros de Córdova y terminó con los Langosteros de Cancún en el verano. En la Liga del Pacífico debutó con los Mayos de Navojoa, jugó también con los Potros de Tijuana, con los Algodoneros de Guasave, los Cañeros de los Mochis, Naranjeros de Hermosillo y Tomateros de Culiacán, fue un nómada del béisbol mexicano, nuestro amigo siempre triunfó al mil, en el equipo donde pichaba se entregaba al cien por ciento pues era su diversión, y como dice “además me pagan”, nos cuenta como a veces gozaba de viajar en avión cuando el viaje era de más de 8 horas, (recuerda que en la Liga Mexicana viajaban en autobús casi todos los peloteros) y todavía recuerda que su única final que jugó en el verano con los Saraperos de Saltillo fue contra los Diablos Rojos del México y la perdió, pero en el Pacífico tiene un campeonato con los Naranjeros y 2 con los Tomateros. Un sin fin de alegrías y sin sabores vivió nuestro amigo Migue en su andar por el béisbol mexicano.

Un momento muy triste para él fue el primer campeonato con los Tomateros, ganó el tercer juego en el sexto de la serie, pero ya cuando el equipo hacía el viaje a República Dominicana le dijo al Paquín Estrada que no haría el viaje pues su brazo ya estaba muy cansado y que no podía lanzar. Su manager el Paquín le dijo ahora tú eras el que pichará el tercero contra Puerto Rico, pero ni así hizo el viaje a la Dominicana, pues de plano no podía, en 20 años de carrera tuvo 2 operaciones de hombro y 2 de codo con un médico quiropráctico muy bueno en Toluca, Cuauhtémoc Reyes una eminencia, pues además la hacía de psicólogo con nuestro amigo Migue, en el verano su momento difícil fue cuando un perro lo mordió corriendo en la playa mientras estaba teniendo una temporada que no pudo concretar con los números estimados a causa del perro, participó en varios juegos de estrellas en ambas ligas de verano y del Pacífico, su cátcher que le ayudaba mucho en el Pacífico fue el gran Adán Amezcua, y en el verano el gato Gastelum

Miguel Muñoz siempre que andaba aquí de descanso fue disciplina pura y estrictapues nunca se le vio fumando ni tomando alcohol, y corría y hacía bullpen, pues llegaba ya en un 60 o 70 por ciento a la pretemporada con su equipo en turno, no empezaba en ceros, y nos cuenta que así evitó muchas lesiones y le ayudó a ser tan longevo tanto tiempo en el béisbol mexicano, nunca tuvo un altercado con el umpire en ambas ligas, siempre disciplinado, al igual cuando su manager lo sacaba de pitcher porque las cosas no se dieron en ese momento, redoblaba esfuerzos y trabajaba más duro para caminar más entradas en el siguiente juego, su mentalidad fue muy fuerte como pelotero, pues cuando le pegaban un jonrón se fajaba y lo ponchaba tirándole pegado, un total triunfador que ganó muchos juegos junto a Armando Reynoso el ex de ligas mayores, tremendos amigos ellos 2, pues eran compañeros de cuarto en Saraperos de Saltillo y también fue compañero de Vinicio Castilla antes de que se lo llevara Jack Pierce a Atlanta, recuerda como Willis Ainkens, Bárbaro Garbey y Rich Rentería fueron de los bateadores que se le hicieron difíciles de dominar, y para terminar su mensaje para la juventud tepatitlense dice que sean disciplinados y no dejen pasar oportunidades por indisciplina, de igual forma manda felicitar a J. Luis Gutiérrez por su tremenda labor con su equipo en la Liga Regional Alteña. Un abrazo amigo a la distancia.

You Might Also Like

0 comentarios