Últimas Noticias:
Loading...
, ,

La Sociedad Civil

Share on Google Plus



Seguramente casi todos, si no es que todos los lectores de esta columna saben quién fue Sun Tzu. Lo que fue el florentino Nicolás Maquiavelo para la política, lo fue el chino Sun Tzu para la guerra. Aunque éste vivió 2 mil años antes que el italiano, ambos son reconocidos como la máxima autoridad en lo que se refiere a la política y a la guerra.

No hay político que se precie que no tenga por libro de cabecera El Príncipe; ni General de cualquier Ejército que no haya leído El arte de la guerra. Tanto Maquiavelo como Sun Tzu fueron filósofos y escritores, aunque el italiano fue además diplomático, mientras que el chino, que se llamaba en realidad Sun Wu (lo de Sun Tzu significa Maestro Sun) fue un general y un gran estratega militar.

¿Y a qué viene todo esto? Bueno, a que Sun Tzu dejó una minterminable serie de consejos para la guerra, como los que dejó Maquiavelo para tener éxito en la política. En internet puede encontrar usted una gran variedad de frases célebres del general chino como las siguientes: “Un general sabio se ocupa de abastecerse del enemigo”. “El supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar”. “No hay ningún país que se haya beneficiado por guerras prolongadas”. “Que la velocidad sea la del viento, y el ser compacto como lo es un bosque”. “Luchar con otros cara a cara para conseguir ventajas es lo más arduo del mundo”. “Lo supremo en el arte de la guerra consiste en someter al enemigo sin darle batalla”.

Y lo que me hizo recordar esto fue lo que le pasó al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador este jueves con su iniciativa de reformar la Constitución para crear la Guardia Nacional, militarizada, a cargo de los militares y para siempre, para poder someter a todos los mexicanos reprimiendo a la oposición como hace Nicolás Maduro en Venezuela, por el tiempo que Él sea el dictador, que supongo espera serlo hasta que se muera. 

Bueno pues si no fue Sun Tzu el que dijo esto lo digo yo: Nunca inicies una guerra que no puedas ganar. López Obrador les declaró la guerra a los empresarios (minoría rapaz), a los intelectuales (descalificó a los egresados del ITAM), a los expertos (canceló el NAIM), a los activistas por los derechos humanos (lo que provocó el asesinato de uno de ellos en días pasados) y a muchos sectores más, la más reciente condena fue contra la Sociedad Civil. Jamás va a ganar López Obrador una guerra contra la Sociedad Civil.

Por más que el Presidente quiera decidir quién es el pueblo y quién no, en otras palabras como dijo Luis XIV de Francia el Rey Sol: “El Estado soy yo”; en este caso “El pueblo soy yo”, a la Sociedad Civil agrupada en ONGs, ACs, Colegios y organizaciones de todo tipo, nunca la va a someter, la Sociedad Civil ha evolucionado de tal manera que se ha venido enfrentando lo mismo a gobiernos priistas que panistas y al ahora morenista, con Organismos de Transparencia, Contra el Secuestro, Sindicatos Patronales, Universitarios, de izquierda, de derecha, del centro… Y no va a ser López Obrador el que va a detener su ascenso en la vida pública del país.

Y la muestra la tuvo este jueves. La Sociedad Civil se manifestó en las Redes Sociales y presionó de tal manera a los senadores de oposición, que se vieron obligados a doblar a la fracción mayoritaria de Morena, que no pudo sacar adelante la Reforma Constitucional para crear la Guardia Nacional como la quería el Presidente. No pudo con la Sociedad Civil, la misma que provocó destituciones y renuncias en el CONACyT, la misma a la que le tuvo miedo y por eso no fue a Puebla, la misma que le impedirá, espero, la reelección. 

Mención aparte (y a propósito del accidente que mató a la gobernadora de Puebla y al senador Moreno Valle) merece el asesinato del activista Samir Flores Soberanes, que luchaba en contra del funcionamiento de una planta termoeléctrica en Morelos. “El 4 mayo de 2014 -recuerda el director de Excélsior Pascal Beltrán del Río- el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador se solidarizó con los inconformes en una visita que realizó a Yecapixtla”.
“México -dijo- no es territorio de conquista …imagínense, quieren construir una termoeléctrica en la tierra en donde nació el mejor dirigente social que ha habido en la historia de México, Emiliano Zapata”.

Pero cambió de opinión. Hace unos días fue a Morelos y regañó a los opositores a la termoeléctrica. Cito de nuevo a Beltrán del Río: “Y apuntó con el dedo a los bulliciosos manifestantes, entre los que se encontraba Samir: Escuchen, radicales de izquierda, para mí no son más que conservadores. Aunque haya gritos y sombrerazos, va a ser el pueblo el que decida. El pueblo es sabio, el pueblo puede decidir”.

“…y entre los manifestantes se encontraba Samir…”

Temprano en la mañana de este miércoles, fue asesinado en su casa.

No se sabe aún quién lo asesinó, pero han muerto ya varios opositores al gobierno de la Cuarta Transformación, y de Morena aprendimos que cuando muere alguien que se opone a un proyecto del gobierno, fue el Estado.

Ni así van a doblegar a la Sociedad Civil, hay muchos hombres y mujeres libres dispuestos a morir para que conserve México la Libertad.


Repito -y creo que lo hubiera dicho Sun Tzu-: Nunca inicies una guerra que no puedas ganar. Esta guerra no la va a ganar López Obrador.

You Might Also Like

0 comentarios