Últimas Noticias:
Loading...
,

Cosas de la Política

Share on Google Plus




Estamos nuevamente con todos ustedes amigos lectores del periódico 7 días, agradeciendo como siempre sus comentarios y sugerencias, en mi correo: jorgegerardotorres@hotmail.com y  espero que les hubiera agradado el tema anterior: el monumento a Cristo Rey en las Islas Marías, en esta ocasión tratare el tema: adoptar es complicado, en donde toco el tema de los problemas que se tienen al querer adoptar un hijo, nos ha tocado vivirlo en carne propia, porque mi esposa María Isabel Salcedo y yo vivimos esta experiencia al adoptar a una niña a la que queremos mucho, de nombre Ximena Cristal, y a la que le hemos brindado todo nuestro amor, sin embargo este proceso de la adopción de una niña o un niño es difícil.    
     
Cuando a los niños y niñas se les pregunta qué quieren ser cuando crezcan responden: astronauta, policía, veterinaria, ingeniero o pintora, pero cuando le hicieron la misma pregunta a un niño de cuatro años que vivía en una de las tantas casas cuna del país, respondió con firmeza: “hijo, quiero ser hijo”.
     
La gente que desea adoptar tiene que pasar por trámites interminables por diversas razones, entre las que destacan la insistencia de las autoridades en buscar a la familia de origen, la tardanza en las evaluaciones de la salud física y mental de los aspirantes, así como las particularidades de los trámites, que son diferentes en cada estado, son problemas fuertes que estigmatizan a personas que desean adoptar.
    
Aunque en México alrededor de 300 menores esperan ser adoptados, sólo unos cuantos  lo logran, según informan por parte del DIF.
     
La espera es interminable, los padres adoptivos no esperan nueve meses, aguardan años. ¿Alguien puede decir que esa paternidad no es deseada y responsable?
     
Uno de los más graves problemas de la adopción en el país es la larga espera. “Los trámites son lentísimos porque existe el afán de buscar a la familia de origen”, si ya alguien los va a cuidar y proteger, qué necesidad hay de todo este trámite larguísimo. 
      
La larga espera no sólo afecta a quienes desean ser padres y madres, sino que afecta gravemente a los menores, quienes tienen una formación por debajo del promedio y una reducción del coeficiente intelectual.


You Might Also Like

0 comentarios