Últimas Noticias:
Loading...
, , ,

Falleció una mujer vibrante

Share on Google Plus


Nuevamente con todos ustedes amigos lectores del periódico 7 días, agradeciéndoles por todos sus comentarios y sugerencia en mi correo electrónico: jorgegerardotorres@hotmail.com, les pido una disculpa, porque no escribí en esta ocasión sobre política, y es por una buena razón, en días pasados falleció una prima hermana a la que estimaba mucho y a la que siempre recordaré, ya que era una gran mujer, valiente, dadivosa, espiritual, entregada a su familia, además dándose tiempo para apoyar a las demás personas que necesitaban de su ayuda, era sin duda una mujer buena, es por eso que le pongo por título a mi columna: falleció una mujer vibrante.

María del Carmen Torres González nació el 28 agosto de 1949 en Lagos de Moreno, Jalisco, era hija de Abraham Torres Moreno y Luz María González Islas, siendo la tercera hija, sus hermanos fueron Luz María, Martha Elena, Gerardo (Q.E.P.D.), Abraham (Q.E.P.D.), María del Rosario, María Guadalupe, José Antonio y Ramón (Q.E.P.D.).

Se casó con el Charro y ganadero Vicente Márquez y formaron una familia con sus hijos: Vicente, Samuel (Q.E.P.D.), Ana Claudia y Alejandra. 

María del Carmen Torres González era un ser humano lleno de Dios, siempre dispuesta a dar un consejo oportuno a quien lo necesitara, siendo una persona activa, trabajadora, siempre en movimiento, enamorada de sus nietos, una mujer que pasó por muchas enfermedades en su familia y sin embargo siempre tuvo fe, que Dios le haría el milagro y le daría la fuerza suficiente para seguir adelante y apoyar a sus seres queridos. Su hobbie era tejer (lo aprendió de su mamá Luz María González Islas) y en los deportes le gustaba mucho practicar el volibol, sus lugares favoritos: el rancho, la playa, siendo una persona sencilla, con una sonrisa y unos ojos llenos de luz. Era una mujer que vibraba, tenaz, ordenada y siempre ayudando a quien necesitaba algo.

María del Carmen Torres González falleció el  pasado viernes  3 de mayo del 2019 en el hospital Medica Campestre de la ciudad de León, Guanajuato, después de una operación que le realizaron de emergencia a corazón abierto, durando la misma 10 horas y saliendo de ella, la pusieron de inmediato en terapia intensiva, para morir  a los 2 días; posteriormente se le trasladó a la ciudad de Lagos de Moreno, oficiándose la ceremonia religiosa el sábado 4 de mayo a las 4 de la tarde en la Parroquia de la Asunción, asistiendo una gran cantidad  de personas que fueron  a su misa (estaba totalmente lleno este templo), ya que era muy estimada en esta ciudad y en varios lugares donde la conocían, ahora está descansando en un lugar mucho mejor. Le mandamos un abrazo a toda su familia y estamos seguros de que ella vibra ahora en otra dimensión, con mucha fuerza por ser una mujer valiente, dadivosa y entregada a su familia, apoyando siempre las causas justas y con una gran energía en su vida.  

En la misa de cuerpo presente que se efectuó en la Parroquia de la Asunción de Lagos de Moreno el sábado 4 de mayo, al final de la misma su nieta Adriana Márquez García dijo unas palabras con mucho sentimiento: “Abue, nos dejas con un dolor inmenso en el corazón, sin embargo, sabemos que en mejor lugar no podrías estar. Lo único que nos queda es agradecerte por el gran ejemplo de vida que nos diste, fuiste una mujer extraordinaria, siempre tan entregada al servicio de los demás, una abuela muy amorosa, pero sobre todo incondicional. Fuiste el eslabón clave en la familia, aquel que nos unía cuando más lo necesitábamos. Nos cuesta trabajo aceptar los planes que Dios tiene para ti, te nos fuiste muy rápido, pero todos sabemos que desde allá arriba estás escuchándonos, guiándonos y amándonos. Los tiempos de Dios son perfectos y nos toca aceptar que ahora fue tu momento. Este dolor nunca se irá pero aprenderemos a vivir con él y saldremos adelante por ti. Tú descansa en Paz, abuelita preciosa, que lo que te tocaba vivir en la tierra ya lo hiciste y lo hiciste de maravilla. Nos dejas con un compromiso enorme, asemejar tu ejemplo de vida, sólo te pedimos que nos tomes de la mano y camines con nosotros, porque definitivamente sin tu ayuda no vamos a poder. Eres el ángel más hermoso que Dios nos pudo haber regalado, gracias por la vida y la familia tan linda que formaste. Te amamos con todo el corazón y sabemos que siempre estarás presente, no es un adiós, sino un hasta pronto, mi abuelita hermosa. Ya te estamos extrañando”.

Les agradezco la lectura de esta sección, en la que intenté efectuar una breve remembranza de la vida de mi prima María del Carmen, y plasmar en palabras de sus hijos y sus nietos todo lo que significó en sus vidas, la existencia de ella, y sigo como siempre a sus órdenes para sus comentarios y sugerencias en esta columna.

You Might Also Like

0 comentarios