Últimas Noticias:
Loading...
, ,

Sin más ni más se aventó al apestoso río en Puente Grande

Share on Google Plus


• Quedó con la cabeza hundida en el fango, nomás pataleaba; lo rescataron

¡Qué estupidez!, así catalogaron muchos el que una persona se haya arrojado de un puente, desconociendo el estigma y la grave situación que enfrenta alguien que padece una enfermedad mental.

La depresión sería la primera causa de discapacidad en México, y no existe interés por atenderla.
La historia: todo comenzó la tarde del pasado martes 28 de mayo, cuando un hombre de unos 35 años que vestía ropa sencilla y que tiene su domicilio en Tateposco en el municipio de Tonalá, caminaba por la carretera libre a Zapotlanejo, se introdujo al pueblo de Puente Grande, cruzó y salió por el otro extremo hasta llegar al llamado Puente del Diablo.

Serían alrededor de las 4 de la tarde cuando algunos testigos vieron cómo esta persona se detuvo en un momento dado al caminar por el pequeño espacio peatonal de esta vía donde solo cabe un vehículo, estuvo parado ahí por varios minutos observando al fondo del río, y sin más se aventó de cabeza.

Como el lecho del pestilente río está fangoso, el hombre quedo enterrado de cabeza en el mismo y solo sobresalían sus pies, los que agitaba constantemente. De inmediato varios vecinos pidieron la ayuda de la Cruz Roja de Zapotlanejo y se abalanzaron a rescatar al infortunado, que por poco logra su cometido: morir, no por el golpe, si no por la asfixia al quedar enterrado en el lodo, lo que le salvó de recibir un golpe mortal.

RESCATE

Padece depresión, fue el diagnóstico inicial de paramédicos que lo atendieron, ya que esta persona estaba bajo una crisis severa por circunstancias que sólo él sabía, fue llevado a las instalaciones de la base de la Cruz Roja y entregado a sus familiares, con la recomendación de buscar ayuda de un especialista.


You Might Also Like

0 comentarios