Un legado religioso y cultural


El de Toño, el padre Lupe y David Martín

• Es difícil escribir un libro, pero escribir 13 e interesantes…

• La Guardia Suiza del Vaticano les ayudó para el más difícil


Por Juan Ramón Martín Franco

Antonio Martín Casillas nació el 22 de octubre de 1959 en Valle de Guadalupe. Estudió la primaria y secundaria en el Colegio Morelos, de Tepatitlán, y la Preparatoria en la Prepa Regional de la U de G, así como la carrera de Arquitectura en la misma casa de estudios.

Siendo coordinador diocesano de misiones y el padre Guadalupe Prado el director (el nombramiento viene desde Roma), estaban buscando una forma de obtener recursos para ayudar en las misiones, se dieron cuenta de que las rifas y kermeses ya cansaban a las personas, así que pensaron en escribir un libro que llevara un mensaje y que las personas recibieran algo interesante para motivarlas a cooperar.

Para lograr su objetivo necesitaban un fotógrafo profesional y pensaron en invitar al arquitecto David Martín del Campo Plasencia que había ganado premios a nivel nacional, y éste accedió a apoyar sin cobrar un solo centavo.

Ya conjuntado el equipo decidieron que su primer libro se llamaría “Esos Altos de Jalisco en los colores de mi tierra”. Este libro incluiría acuarela de todos los decanatos, además de poemas de la región. Les llevó 6 meses de trabajo y además querían trascender fuera de las fronteras y pidieron ayuda para traducirlo al inglés y francés. Como resultado, obtuvieron un libro de gran calidad y de alta resolución, el tiraje fue de 1,000 ejemplares y se vendió en 2 meses. Y de ahí en adelante Toño se quedó como coordinador editorial.
El segundo libro se tituló “Los Nacimientos” para conmemorar los 2,000 años del nacimiento de Jesús.

Sabemos que en todo el mundo se elaboran Nacimientos, y apoyándose en las diferentes congregaciones de misiones, lograron concentrar fotografías de los Nacimientos de diferentes partes del mundo, dando como resultado un libro muy bonito.

Tercer libro: “Historia, Arte y Fe” Diócesis de San Juan de los Lagos. En este libro hacen un resumen de todos los decanatos con sus templos y sus tesoros patrimoniales de arte. El obispo se lo llevó como informe de su Diócesis al Papa Juan Pablo II.

Cuarto libro: “Jalisco, los colores de mi tierra”. Es una colección muy valiosa de acuarelas que presta Enrique J. Aguayo (ha ganado muchos premios a nivel nacional), tiene pinturas en diferentes partes del Estado, como en el centro de Guadalajara, el Panteón de Belén, en Sayula. Dibuja las seis regiones típicas del Estado: Norte, Centro, Costa, Altos, Sierra y Sur. Sandoval Godoy escribe de forma poética la introducción de cada región.

Quinto libro: “La Virgen de San Juan y su Santuario”. Abarca la historia de la Virgen de San Juan y su fe. El Santuario es una obra de arte arquitectónico (se construyó sin parar), alberga tesoros arquitectónicos y artísticos. Es el segundo Santuario más importante del país.

Narra la historia del primer milagro, cuando en 1623 resucita a la hija de un cirquero, le ponen la imagen al cuerpo de la niña y ésta vuelve a vivir, y como los circos andaban por todas las poblaciones, rápidamente se corre la voz de la Virgen Milagrosa y mucha gente empieza a visitarla para pedir por sus necesidades, tradición que continúa hasta nuestros días.

Sexto libro: “Tierra de Mártires”. Conjunta los Mártires de la Cristiada que nacieron o murieron en esta Diócesis, por ejemplo Santo Toribio Romo que nació en Santa Ana de Guadalupe municipio de Jalostotitlán y desempeñaba su ministerio en Tequila, Jalisco; el padre Pedro Esqueda que nació en la ciudad de San Juan de los Lagos; San Tranquilino Ubiarco que nació en Ciudad Guzmán y ejerció su ministerio en Tepatitlán.  También hace referencia a los beatos como Anacleto González Flores y sus compañeros. 

Séptimo libro: “Tepatitlán”. En este libro tratan la historia de El Señor de la Misericordia, la Cristiada, la historia de la Charrería, la idiosincrasia del tepatitlense, sus mujeres bonitas, su cultura, sus actividades agropecuarias como la avicultura, los mártires, y su historia de la fe.

Al principio tenían sus dudas por ser un libro muy local y el tiraje fue de 4,000 ejemplares, en 8 días se vendieron 3,000  y tuvieron que hacer pronto otra edición.

Octavo libro: “El Papa en el corazón de México”. El comentario lo dejo para el final por ser un libro especial.

Noveno libro: “Álbum conmemorativo de la Coronación Pontificia”. Narra la historia y conmemoraciones especiales de los 100 años. Cuenta cómo empezó en una choza, para llegar a convertirse en parroquia (San Juan Bautista) y ahora en Catedral Basílica, Catedral porque ahí reside el Obispo, y Basílica por la importancia que tiene como centro de peregrinaje. Cuenta cómo fue el primer milagro de la Virgen.

Décimo libro: “La Virgen de Guadalupe y su Santuario. Les surgió la idea de escribir un libro acerca de la Virgen de Guadalupe, y como les había sucedido con otros libros la ayuda les llegó sin pedirla.

Platicando con el licenciado Alfonso Gutiérrez Martín de su proyecto, resultó que éste había estado en el Seminario y coincidió que uno de sus compañeros era el Rector de la Basílica (Diego Monroy Ponce), y Alfonso los recomendó con Él y éste los recibió y les dio todas las facilidades, además la encargada de la Sacristía y las celebraciones litúrgicas es de Tepa (la madre Yolanda Leos Gómez) y también les ayudó.

Su motivación era dar a conocer la evolución de los templos que ha tenido la Virgen, además de reavivar el hecho guadalupano y resaltar a la Virgen como misionera por excelencia. Como Toño y David son arquitectos, se dieron a la tarea de videograbar a personajes como el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez que fue el diseñador de la Basílica, y a Fray Gabriel Chávez de la Mora (primer arquitecto titulado en la U de G) colaborador de Pedro Ramírez Vázquez, que ayudó en el diseño y distribución interior de la Basílica, pues como sacerdote sabía de los espacios que se necesitaban para las celebraciones.

Tuvieron acceso s los archivos arquitectónicos, pudieron bajar al subterráneo donde hay criptas y restos de mártires y santos. Aparte de lo arquitectónico también investigaron sobre la imagen guadalupana, en esto también colaboró el maestro José Guadalupe Ríos Córdova. Entre las cosas importantes encontraron un códice de 1548 donde aparece Juan Diego con el Ayate (esto es importante porque mucha gente dudaba si Juan Diego había existido).

Otro de los colaboradores especiales fue el padre Juan Carlos González, licenciado en Historia en Roma. Este libro describe la Historia, apariciones, evolución de los templos donde ha estado la Virgen, el valor artístico de las pinturas y la construcción de la Basílica. Un libro muy completo.

Libro 11: “Devoción Mariana de un pueblo”. Éste es un compendio de dos libros: La Virgen de Guadalupe y la Virgen de San Juan.

Este libro en especial fue editado para que el Obispo se lo regalara al Papa Benedicto XVI, además se lo mandaron directamente al Papa y éste les contestó dándoles las gracias con papel membretado y sellado por el Vaticano.

Libro 12: “Héroes de la Fe”. En este libro dan a conocer los Mártires de la Diócesis que iban a ser beatificados, encabezados por Anacleto González Flores. A petición del Obispo solamente los que pertenecen a la Diócesis y recuperar la memoria histórica de su herencia.

Libro 13: “Historia, Arte y Fe”. Reedición corregida y aumentada del cuarto libro “Jalisco los colores de mi tierra”.

Dejé para el final el comentario del octavo libro “El Papa en el corazón de México”. Cada vez el reto de escribir era más grande y querían celebrar los 25 años del Pontificado del Papa Juan Pablo II y le plantearon al Obispo su proyecto y su respuesta fue: “Qué pueden decir que no se haya dicho, pero no me opongo”, y le pidieron 15 cartas de recomendación para entrevistarse con varios personajes del Vaticano.

A los 8 días estaban en el Vaticano el padre José Guadalupe Prado, Toño Martín y David Martín del Campo dispuestos a trabajar para lograr su objetivo.

Otra de las bendiciones fue que el padre Prado conocía a Irene Sánchez, casada con el sargento de la Guardia Suiza Pontificia Gerhard Andenmatten. Cuando llegaron al Vaticano, Irene y Gerhard al saber que iban a escribir un libro sobre el Papa les dijeron que les podían ayudar, y el padre Prado les contestó que si podían alojarlos en su casa, a lo cual la pareja accedió con gusto, además les daban los alimentos, no les querían cobrar por ellos, les daban una cuota simbólica.

Gerhard se encargó de conseguirles las citas con los jerarcas del Vaticano: Monseñor Piero Marini, Maestro de las celebraciones litúrgicas pontificias; monseñor Piero Parolin, subsecretario para las relaciones de la Santa Sede con los Estados; el doctor Joaquín Navarro Valls, director de la Sala de Prensa de la Santa Sede; el capitán Andreas Clemens y el señor Arturo Mari, fotógrafo del Papa. Además de la conocida reportera acreditada en el Vaticano Valentina Alazraki.

En el libro van narrando cómo han sido sus 25 años como Papa y en especial su relación con México.

Al entrevistar a los personajes de la Curia Romana, todos coinciden en que el Papa le tenía un cariño especial al pueblo de México, y dentro de su investigación fueron al Centro de Prensa del Vaticano y nos cuenta Toño lo impresionante que es ver todas las fotos que tienen del Papa, y para obtener algunas fotos de las visitas a México les mostraron los archivos, “tienen todo clasificado, tienes que pedir la información por día y evento y te venden las fotos”.

Me llama la atención la entrevista a la periodista Valentina Alazraki, donde Ella como mexicana ha palpado directamente el cariño que el Papa siente por México y en varias ocasiones ha dicho que es el Papa Mexicano.

Después de estar un mes en el Vaticano regresaron a Tepa para ordenar toda la información.

David Martín del Campo regresó a Roma para la celebración de los 25 años de pontificado, ya con los contactos consiguió un gafete de prensa internacional.

Todos los libros tienen una excelente fotografía, su objetivo era que más que palabras fueran imágenes.

Varios de los libros contienen un acervo cultural muy importante, como por ejemplo “Historia, Arte y Fe”, “Jalisco los colores de mi tierra” y otros.

Una anécdota que les pasó fue cuando estaban recopilando las pinturas importantes del decanato y fueron a Los Cerritos para fotografiar una pintura hecha por David Córdova, querían bajarla para fotografiarla en la luz, pero el pueblo los rodeó porque pensaban que se la querían robar y los corrieron.

Publicar los libros no ha sido una tarea fácil, llevó muchos años de ardua labor y además todo fue autofinanciable, ayudado por patrocinadores, nunca le pidieron un peso al Obispado y todas las ganancias fueron para ayudar a las misiones.

Antonio es una persona muy culta, habla cuatro idiomas, ha viajado mucho, es muy agradable platicar con Él, en ningún momento presumió nada, contaba las cosas con mucha naturalidad. Al preguntarle si le gustaría seguir escribiendo dijo que sí pero ya más relajado.

Como información, todos los libros están agotados.

Antonio, el padre Guadalupe y David dejan un legado religioso y cultural para la historia.



Publicar un comentario

0 Comentarios